Cómo enamorar a una mujer mayor

enamorar mujer mayor

Hoy en día es habitual ver parejas con esta peculiaridad: una mujer mayor con un chico joven. Si buscamos un motivo biológico, está claro: mientras los hombres tienen su pico de mayor actividad y deseo sexual a les 18-20 años, las mujeres lo viven a partir de los 30 años. Sin embargo, la cantidad de mujeres solteras a esa edad es mucho más limitada que la de chicos jóvenes sin pareja, por lo que si uno de ellos se plantea enamorar a una mujer mayor, puede encontrar mucha competencia a la hora de encontrar pareja. ¿Cómo destacar? Siguiendo estos consejos:

#1 Vístete para impresionar. Es de suma importancia que aciertes el código de vestimenta en cada ocasión y elijas las mejores prendas. Ir demasiado informal a un evento elegante o al revés será algo que ella encuentre muy poco atractivo. O, peor aún, si habéis quedado con conocidos suyos puede que la dejes en evidencia y se replantee totalmente vuestra relación. Investiga antes de cada cita qué debes ponerte.

#2 Ten confianza y seguridad. Eres un chico joven y eso es una parte importante de la atracción que pueden sentir por ti las mujeres mayores. A ella le gusta lo que eres, toda esa frescura y espíritu juvenil, así que no te hagas pasar por lo que no eres. Ten seguridad en ti mismo pero sin pasarte de listo: recuerda que ella sabe mucho más que tú y ha vivido mucho más que tú. Saber cuándo callar te dará mucha ventaja. Y sino toma ejemplo: http://www.lavanguardia.com/estilos-de-vida/20130426/54371498115/cuando-ella-es-mayor-que-el.html

#3 Dile piropos sin adular. Una mujer de esta edad sabe qué es cierto y qué no, pero agradece un buen piropo como la que más. Hazla brillar con unas pocas palabras bien escogidas que describan tu aprecio por ella, sin caer en tópicos ni en adulaciones falsas.

#4 Ubicación, ubicación, ubicación. En algún momento vas a tener que decidir un sitio para llevarla en una cita y esto puede ser bastante desalentador teniendo en cuenta su experiencia en este campo. Solo recuerda: ella no es una jovencita que se conforma con sitios cutres o planes aburridos. Llévala a la clase de lugar que una mujer de su edad merece, infórmate en internet de los lugares de moda entre las personas de su edad para asegurarte el éxito.

#5 Los juegos no son para las damas. Una vez más, recuerda que debes tratarla con total respeto. Los jueguecitos de seducción adolescentes están tan por debajo de ella que seguramente los sitúa en algún lugar en las proximidades del núcleo de la Tierra. Si dices que vas a llamarle el martes, le llamarla el martes. Los juegos para ligar en los que ignoras a las chicas para que ellas se desesperen por ti no van a funcionar con ella, y lo más probable es que se giren en tu contra en un instante.

#6 Déjale su espacio. Como una mujer mayor, ella tiene en gran medida su propia vida hecha, y esto debe ser respetado. Esa rutina de amor adolescente en la que ambos pasan todo su tiempo libre juntos no tiene lugar en la vida de una mujer madura e independiente. Lanzarte sobre ella en cada momento posible hará que se sienta agobiada y prefiera irse con alguien que tenga menos necesidad de ella.…

Actitudes que arruinan una cita

Por lo general, cuando no conoces bien a la persona con la que vas a tener una cita, la norma básica que es conveniente seguir es tener buenos modales desde un punto de vista tradicional y seguir las reglas del sentido común. Pero, por si alguien necesita conocer las normas básicas de una manera más concreta, estas son las actitudes que arruinan una cita:

#1 Ir muy mal vestido. Una cosa es no querer ir demasiado arreglado o tener un estilo propio, y otra muy diferente es sentirse con el derecho de ir a una cita con la ropa vieja y sucia de ir por casa. Vestir de manera totalmente despreocupada solo mostrará cómo de inmaduro y petulante eres y lo poco que te importa darle una buena impresión a esa persona.

#2 Hacerse el conquistador. Si quieres presumir de tus conquistas, puedes hacerlo cuando quedes con tus amigos para tomar algo y echar unas risas. Sin embargo, dedicar una cita a repasar tu lista de antiguas parejas o amantes, no solo no va a impresionarle sino que te va a dejar en muy mal lugar. Por lo general, intenta no hablar de relaciones anteriores a no ser que salga de manera muy natural en la conversación.

#3 Alardear. Muy posiblemente la persona con quien estás saliendo estará interesada en escuchar acerca de tus éxitos en el trabajo y de otro tipo. Sin embargo, hay una gran diferencia entre contar un poco acerca de ti y alardear de tus éxitos a la mínima que tengas ocasión. Hablar de tus bienes materiales o dinero no te hará ningún favor y,si la persona con la que estás saliendo muestra genuino interés en ello, entonces esa persona no debería interesarte para nada.

#4 Llegar tarde. Hay personas, especialmente ciertas damas, que sienten que está bien llegar tarde a una cita. Llegar elegantemente unos minutos tarde siempre ha sido un lujo de la dama y la mayoría de los caballeros lo aceptarán… Pero dentro de lo razonable. Cinco o diez minutos a lo sumo. Llegar media hora tarde o más, no solo empieza a ser una grosería, sino que también supone una pérdida de tiempo para esa persona que podría estar haciendo otras cosas.

#5 Emborracharse. Tomar una copa en una cita está bien. Se suelta la lengua, hace que ambos os sintáis relajados y ayuda a la fluidez de la conversación. Consumir mucho alcohol, sin embargo, es totalmente inaceptable. Esto hará que hables demasiado y demasiado alto, y convertirá la conversación en algo repetitivo y aburrido. No es la manera de impresionar.

#6 Acaparar la conversación. Una buena cita consiste en un flujo regular de conversación en la que participan ambas personas. Hablar sin parar sobre ti mismo sin dejar tiempo a la otra persona para contestar y no interesarte por su vida te asegurará un desastre de cita. A la gente le gusta escuchar y ser escuchados, y acaparando la conversación en su totalidad es probable que consigas que la cita termine muy pronto.

#7 Mostrar gula. Si habéis quedado para hacer una comida juntos, recuerda mantener a ralla tus modales en la mesa y no tratar la ocasión como si fuera la última comida en tu vida. Es muy poco agradable quedar con alguien que se pide media carta y dedica la cita a tragar sin parar. Si eres una persona con un apetito desmesurado, recuerda comer algo antes de acudir a tu cita para poder centrarte más en la conversación y menos en la comida.…